• Fecha: Nov 20, 2012
  • Comentarios: no comments
  • Categorias: Sin categoría

El mundo se ha transformado gracias a la tecnología, en especial a la de los computadores y las telecomunicaciones. Sin duda, esto ha sido un importante avance que ha beneficiado tanto al mundo empresarial como a las personas.

También existe un lado oscuro, y es el de los delitos informáticos: aquellos robos, suplantación de identidades, ataques maliciosos, robo de material confidencial y muchos otros que se cometen haciendo uso de la tecnología. La semana pasada se publicaron noticias en diferentes medios sobre el inusitado crecimiento de este tipo de delitos y de la vulnerabilidad que existe en todo el mundo ante ellos.

Hay que tomar medidas y precauciones para asegurarnos de que cada vez sea más difícil que nos ataquen por medio de vías informáticas. Vale advertir que la seguridad empieza por las personas. Si no se tiene conciencia clara de que hay hackers que están pendientes de fallas, omisiones, descuidos y otras debilidades que se presentan entre los ciudadanos y en empresas, nunca se podrá prevenir el estar en la mira de estos criminales. Es como si un ciudadano se pone a hablar por un iPhone 4S por la carrera 10a., en el centro de Bogotá, a las 9 de la noche, sin tener presente que muy seguramente puede ser atracado para robarle su celular. Esto es no tener conciencia de la seguridad.

Hay formas, difíciles de entender, usadas por los delincuentes informáticos para conseguir información que les facilite el hurto digital. Un ejemplo es el shoulder surfing o «navegación por el hombro». Es una táctica muy utilizada por los delincuentes para robar claves. Consiste en caminar por aeropuertos, cafés y restaurantes que ofrezcan Internet gratis y pararse detrás de una persona para ver si está accediendo a su cuenta del banco o algún sitio que le exija la clave. Asi espían por encima del hombro del usuario y miran qué clave teclea.

Es difícil, por supuesto, estar al día con todas estas técnicas que utilizan los delincuentes informáticos, pero también será difícil ser víctima de este tipo de delitos si se tiene conciencia de que se debe navegar en forma segura, no dejar el computador abierto ni prestárselo a nadie -por más amigo que sea-, tener claves difíciles de adivinar y cambiarlas con frecuencia, siempre con la conciencia de la seguridad informática y de las vulnerabilidades que muchas veces ofrecemos.

Y si se es víctima, se debe consultar con un abogado antes de presentar la denuncia, porque muchas veces se formula con lo típico y normal, y muy pocas veces como el delito informático que se cometió.

Guillermo Santos Calderón


Fuente: El Tiempo
Eltiempo.com

Compartir:

No Comments Yet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.