• Fecha: Nov 30, 2012
  • Comentarios: no comments
  • Categorias: Sin categoría

Sexting / Foto: Alton

Sexting / Foto: Alton (CC)

El mundo ha evolucionado y con él las nuevas formas de comunicarnos, de trabajar y hasta de amar, pues con la tecnología se han venido evidenciando nuevas tendencias entre los jóvenes que podrían cambiar el concepto de amar y de tener una experiencia sexual tan placentera, como lo era la de hacer el amor rozando la piel y acariciando lo más profundo de cada alma.

Celulares, Ipad, computadores, cámaras digitales, televisores, y demás aparatos tecnológicos hoy en día están remplazando, la comodidad de un cuarto, una cama y hasta un motel, pues en Colombia debido a la inmersión de dichas facilidades han permitido que en las redes sociales se pueda compartir de manera abierta o entre dos personas toda clase de contenidos, que en este caso son sexuales y estimulan el placer de la persona que los ve.

¿Qué es el sexting?

El sexting es la nueva modalidad de práctica sexual en la sociedad que consiste en el intercambio para el estímulo entre dos o más personas del mismo o de diferente sexo por medios virtuales o electrónicos a través de mensajes, fotos, o videos eróticos. Esta nueva modalidad de erotismo comenzó a tener auge en la primera década del siglo XXI debido a los grandes avances tecnológicos que han estado a la vanguardia con accesorios como los smartphone, los Blackberry o las tablet. Las primeras referencias al ‘sexting’ se remontan al 2005 y desde entonces se ha constatado su existencia en diversos lugares del mundo, con mayor incidencia inicial en los países anglosajones como Australia, Nueva Zelanda. Estados Unidos, Reino Unido y ahora Colombia.

Los peligros

Las redes sociales han tenido una cuota alta de protagonismo en esta nueva práctica, pues la constante interacción de los usuarios entre sí permite una ‘coquetería virtual’ que sin duda alguna se convierte a futuro, en un riesgo para las personas que lo practican, pues como esta modalidad se realiza generalmente entre individuos que se conocen, preferiblemente que tienen una relación amorosa (noviazgo o ‘entuque’), cuando se presenta la ruptura de ésta, tienden a quedar en malas manos, y si se trata de una disolución conflictiva se presta para que la ex pareja lo haga público y termine mostrándoselo a todos sus amigos y hasta subir el contenido a las redes sociales.

El peligro novedoso del sexting es que ese material puede ser difundido de manera muy fácil y amplia, de manera que el remitente inicial pierde totalmente el control sobre la difusión de dichos contenidos. Se ha señalado a esta modalidad como causante de ciertas consecuencias imprevistas y graves. Se ha relacionado con situaciones tan embarazosas, tras haberse pasado fotos a terceros, que han conducido al suicidio del remitente original. Asimismo, ha sido señalada como una actividad que puede exponer a los menores de edad al gromming, (acción de un adulto para satisfacer su placer con ellos a traves de contenidos) y al cyberbullying (uso de información electronica para intimidar a un joven), como medio de presión y ridiculización contra la persona fotografiada. Los riesgos del ‘sexting’ parecen infinitos, sobre todo en Colombia, un país en el que cada minuto se roban tres celulares en las calles.

Otras de las graves consecuencias son los aspectos legales o ilegales. Dependiendo del entorno jurídico de cada país, el ‘sexting’ puede derivar problemas incluso penales de diverso tipo en las que se incluye el porte, producción, posesión y/o distribución de pornografía infantil, corrupción de menores, vulneración del derecho al honor y a la imagen, difusión ilícita de datos personales (la imagen es considera un dato), y hasta acoso.

En Colombia las cifras sobre el ‘sexting’ alcanzan el 60% de jóvenes que han realizado esta práctica. Y dentro del contexto local, Cali, es fácilmente superior al porcentaje nacional con un 69% según un estudio de MaTTica, empresa de investigaciones digitales.

Una encuesta realizada en 2008 dentro de la campaña estadounidense para la prevención del embarazo entre adolescentes reveló la rápida extensión de este y otros comportamientos similares online entre los adolescentes. El 22% de las chicas encuestadas, y el 11% de las que tenían entre 13 y 16 años, afirmaron haber enviado o publicado electrónicamente fotos de sí mismas desnudas o semidesnudas. El 33% de los chicos y el 25% de las chicas dijeron que había mostrado ese tipo de imágenes privadas. De acuerdo con esta encuesta, los mensajes sexuales eran más comunes que las imágenes, con un 39% de los chicos que los habían enviado, o publicado en Internet, y el 50% que los había recibido.

Le sucedió a la ex viceministra de juventud de Costa Rica, Karina Bolaños, quien fue destituida de su cargo por un video que grabó en un hotel. En ropa interior blanca, recostada en una cama, mientras abrazaba una almohada le hablaba a una cámara, le hablaba a su amante y le decía que lo extrañaba. Al parecer, un hacker robó el video de su computador, la extorsionó, lo difundió en Internet y se formó el escándalo. Karina Bolaños no sólo perdió su trabajo, sino que padeció una suerte de humillación mundial, pues su intimidad fue ventilada en los medios de comunicación, su reputación resultó aplastada.

Jesse Logan, una joven estadounidense de 18 años, se ahorcó dos años después de que un ex novio difundiera fotografías suyas desnuda.

Pero también se destruyen familias. Una adolescente caleña de 16 años fue grabada mientras tenía relaciones sexuales con un compañero de colegio. El video fue transmitido vía bluetooth de celular en celular, en el colegio se hizo famoso en un par de horas, y la jovencita no solo tuvo que retirarse de la institución para esquivar burlas y humillaciones. También decidió irse de casa.

A una presentadora de televisión le sucedió. Después de terminar con su novio, a su nueva pareja le llegaron imágenes en donde la presentadora aparecía sin blusa, sin brasier, en la habitación de un hotel. Por celos, dicen, el despechado ex parejo, decidió publicarlas. La víctima habló con colegas, con directores de medios, para evitar que el escándalo creciera. Su trabajo, también, estuvo amenazado. El ‘sexting’ puede acabar con la vida profesional de muchos. El riesgo no es exclusivo de ministras, actores de cine, modelos. No es extraño, tampoco, que en colegios y universidades circulen videos y fotografías de adolescentes practicando sexo oral, o jovencitas en poses sensuales cuyas fotos son publicadas en Facebook y ahí son fusiladas por foristas morbosos.

En Cali, Una joven, por ejemplo, que fue drogada, desvestida, grabada, en un caso que más bien tiene tintes de abuso sexual. El video fue puesto en Internet; dos mujeres cuyas parejas viven en el exterior y les han pedido lo que ellos consideran una “prueba de amor”: que se graben teniendo relaciones sexuales con amigos y envíen las imágenes por la web como una manera de excitarse.


Fuente: HSB Noticias
HSB Noticias

Compartir:

No Comments Yet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.