• Fecha: Ene 04, 2013
  • Comentarios: no comments
  • Categorias: Sin categoría

Aubrey Ireland, estudiante estadounidense de música, ganó ante una corte una orden de restricción contra sus padres, quienes admitieron que instalaron software de monitoreo en su computadora y smartphone con el fin de llevar seguimiento de todos sus movimientos.

“Era como un perro con un collar”, dijo la joven de 21 años al tribunal.

David y Julie Ireland no sólo espiaban los dispositivos de su hija sino también conducían a menudo más de 960 kilómetros desde su casa en Leawood, Kansas, para visitarla y acusarla de promiscuidad, consumo de drogas y de problemas mentales.

“Ha sido realmente vergonzoso y molesto que mis padres vinieran a mi universidad cuando yo soy un adulto, que calumniaran mi nombre y me siguieran por todos lados”, dijo la estudiante.

Según el diario The Cincinnati Enquirer, el Conservatorio de Música de la Universidad de Cincinnati contrató guardias de seguridad para mantener a los padres fuera de las actuaciones de la joven en las producciones escolares.

Cuando cortó todo contacto con ellos, sus padres respondieron deteniendo el pago de su colegiatura.Sin embargo, tanto la corte como la universidad se pusieron del lado de la estudiante.

La escuela le otorgó una beca del 100% para su último año, mientras que el juez emitió una orden de acecho civil en contra de los padres, dictaminando que deben mantenerse a más de 150 metros de distancia de ella y a no tener ningún contacto hasta septiembre de 2013.


Fuente: B:Secure Magazine
bsecure

Compartir:

No Comments Yet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.